fbpx

En el mar de la China Oriental entre Taiwán y Japón continental, se extiende sobre aguas turquesas casi irreales el archipiélago de las islas Ryukyu, más conocido como Okinawa, uno de los secretos mejor guardados de Japón.

Okinawa es un lugar realmente espectacular y sobre todo sorprendente, ya que sus paisajes tropicales y sus playas paradisíacas, no es lo que nos viene normalmente a la cabeza cuando pensamos en Japón.

Y obviamente para nosotros, es uno de de los lugares más especiales de Japón (o el que más) ya que es el pueblo natal de Ayaka, donde nació, se crío y vivió casi toda su vida. Por eso nos hace mucha ilusión introduciros Okinawa, “el Japón tropical”.

Introducción

Mapa de Japón .  Ubicación de Okinawa
El archipiélago de Okinawa se encuentra entre Taiwan y Japón continental

Okinawa se mueve a un ritmo distinto al resto del Japón, como buenos isleños, los nativos de este conjunto de islas poseen ese aura de tranquilidad que rodea a los habitantes de las zonas de clima subtropical, Ayaka es el claro ejemplo;) Una de las expresiones más típicas de Okinawa es “Nankurunaisa” algo así como “no te preocupes , todo va a ir bien”.

El archipiélago esta formado por más de 150 islas, de todas las formas y tamaños, pero con el denominador común de estar rodeadas por unas aguas turquesas cristalinas. La isla de mayor tamaño y donde vive la mayoría de la población se llama también Okinawa y su capital en Naha.

Historia básica para entender Okinawa

Memorial Park Okinawa
Memorial Park, situado al Sur de la isla de Okinawa, es un parque en memoria de las victimas de la II Guerra mundial.

Lo primero que debemos saber es que el archipiélago de Okinawa fue un reino independiente y soberano hasta el año 1879, conocido como el reino de las Ryukyu. El reino de las islas Ryukyu tenia su propia cultura, tradición, mitología y su propia lengua.

La influencia de China era mucho mayor que la de Japón, sobre todo debido al comercio, cosa que no gustaba en Japón. Esto cambio en 1879 con la anexión del reino de las Ryukyu a Japón por parte de gobierno de Tokio, ignorando en todo momento la voluntad de sus habitantes. Es en ese momento cuando el archipiélago pasa a llamarse Okinawa.

Otro de los acontecimientos históricos muy importantes que debemos conocer para entender Okinawa es lo que allí ocurrió durante la II Guerra mundial, siendo el único territorio japonés donde realmente se enfrentaron las tropas estadounidenses y niponas. La de Okinawa fue una de las batallas más sangrientas de la II Guerra mundial, además de los soldados, más de 150.000 civiles perdieron la vida y la isla quedó arrasada.

Las víctimas de las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki son conocidas mundialmente, pero no así tanto las víctimas de Okinawa, donde la tragedia vivida dejo cicatrices imborrables. Okinawa permanecería bajo control estadounidense hasta 1972, año en que sería devuelta al gobierno japonés. Pero aún hoy en día, Estados Unidos tiene grandes bases militares en las islas, por lo que su influencia en Okinawa sigue siendo muy alta.

Clima en Okinawa

El buen clima es uno de los mayores atractivos de Okinawa, disfrutaremos de temperaturas cálidas durante todo el año.

Okinawa es cálida y confortable durante todo el año. En Naha, la capital, la temperatura promedio en julio, el mes más caluroso, es de 28.9 ºC. Debido a que está rodeada por el mar, las temperaturas rara vez alcanzan los 35° C, a diferencia de otras áreas de Japón. En enero, el mes más frío, la temperatura promedio es de 17 ºC.

Debemos tener muy en cuenta la temporada de lluvias, que comienza en mayo con fuertes precipitaciones durante este período. Sin embargo, una vez que la temporada de lluvias termina a fines de junio, hace calor y hay mucho sol. Tan bien destacar que como en el sudeste asiático el nivel de humedad es bastante alto, por lo que si no estamos acostumbrados lo notaremos los primeros días.

En resumen, Okinawa goza de un clima cálido durante todo el año, siendo uno de sus mayores atractivos para disfrutar de sus paradisíacas playas.

Playas de ensueño

Una de las playa de la pequeña isla de Zamami, un auténtico paraíso.

Uno de los mayores atractivos del archipiélago de Okinawa son sus playas paradisíacas. Una de las cosas que no olvidarás, es la primera vez que ves el color de las aguas del mar, impresionante. Los colores turquesa del mar, el blanco brillante de la arena y el verde de la vegetación crean un cuadro natural idílico, que te transportará al paraíso.

Como te puedes imaginar existen gran cantidad de playas que podemos visitar, al sur de la isla están las más turísticas y al norte existen auténticas joyas que os presentaremos en un futuro post. Pero en nuestra opinión, las mejores playas se encuentran en islas más pequeñas y remotas, como por ejemplo la de “Zamami”.

La temperatura del agua en Okinawa oscila entre los 22 ºC y los 28 ºC, por lo que es ideal para disfrutar de un baño todo el año. Es por eso que es uno de los destinos preferidos de los Japoneses en los meses de invierno.

Otro de los grandes atractivos del mar en Okinawa son los arrecifes de coral que crecen rodeando las islas. Ello combinado con sus aguas cristalinas y cálidas hacen de estas islas, uno de los mejores lugares del mundo para practicar el buceo recreativo. Si te animas, podrás disfrutar de la gran diversidad marina de especies tropicales que habitan en sus ricas aguas.

Tortuga marina que fotografiamos en la isla de “Zamami”

Los “Uchinanchu”, una gente muy especial

La palabra “Uchinanchu” significa en la lengua de las Ryukyu “gente de Okinawa” , así es como se llaman a si mismos los habitantes del archipiélago. Son una gente sencilla y positiva , en ellos encontrarás seguro una sonrisa en sus caras.

Además están muy orgullosos de su historia, cultura, idioma y legado únicos. Todo ello hace que los “Uchinanchu” sean diferentes a el resto de los habitantes de Japón, algo sobre lo que os hablaremos con más detalle en otro “post”.

Además de todo esto, los habitantes de Okinawa son los más longevos de Japón y del mundo. Es el lugar del mundo con mayor número de personas con 100 años por habitante, y no solo eso, sino que la gran mayoría de los años que llegan a vivir los pasan con un estado salud excelente.

Se cree que los habitantes de Okinawa podrían vivir más tiempo porque tienen una dieta particular, rica en frutas y verduras… además de por el estilo de vida sencillo y desestresado que llevan, recordar su expresión más típica “Nankurunaisa” “no te preocupes , todo va a ir bien”.

Cultura única

El “Hari Matsuri” se celebra entre los meses de Mayo y Junio cada año, es uno de los más singulares de Japón.

A diferencia del resto de Japón, el budismo y el sintoísmo no tienen una gran influencia en Okinawa. (Sin embargo, hay algunos templos y santuarios). Existe una fuerte influencia de la creencia nativa en el culto a los antepasados.

Los festivales o “Matsuri” de Okinawa también se diferencian mucho a los del resto de Japón, uno de los más importantes y singulares es el “Hari Matsuri” que se celebra todos los años entre finales de Mayo y Junio.

Otra de las tradiciones más importantes de la cultura del archipiélago, son sus danzas tradicionales o “Eisa”. Se bailan en multitud de eventos o celebraciones, como en bodas, y van acompañadas de música tradicional que se toca con instrumentos locales como el “taiko”.

Shisa es uno de los símbolos más representativos de la cultura de Okinawa. Lo encontrarás en las entradas de las casas.

Por último no podemos olvidarnos de “Shisa”. Si vas a Okinawa verás a este ser mitológico típico de la cultura de las Ryukyu en muchos sitios. Generalmente se encuentran representados sentados o agazapados, y formando parejas, en las cuales uno de ellos presenta la boca abierta y el otro cerrada, atribuyéndoseles género masculino y femenino respectivamente.

Normalmente se colocan flanqueando las puertas de entrada o sobre el tejado frontal de las casas, donde juegan un papel protector como guardianes contra los malos espíritus. Los “shisa” son un animal mitológico mezcla entre león y perro, que tienen su origen en los leones de Fu chinos, propios del Budismo.

Gastronomía de Okinawa

La “soba ” de Okinawa es uno de los platos más típicos de las islas, y se diferencia de las “sobas” del resto de Japón.

La posición geográfica y la historia de Okinawa tiene una relación directa con su gastronomía. Es por todo ello, que en la gastronomía de Okinawa podemos encontrar influencias Japonesas, Chinas , Coreanas y de otros puntos del sudeste asiático.

De China heredó el gusto por el cerdo. Los habitantes de Okinawa, y como se suele decir en también en España, del cerdo lo aprovechan todo “excepto el gruñido”. Japón hizo su contribución con el dashi, el popular caldo de pescado que también es base de muchas de las salsas y guisos de Okinawa. El contacto con el Sureste Asiático, por su parte, aportó frutas, vegetales y especias muy asociadas con las islas. Con todo ello sus platos son muy variados y difíciles de definir, pero realmente riquísimos.

El “goya chanpuru“, es uno de los platos más populares. Su nombre hace referencia, por una parte, al ‘goya’, un vegetal similar a un melón amargo y procedente del Sureste Asiático. Y por la otra, al término ‘chanpuru’, que significa ‘mezcla’. El “goya chanpuru” suele llevar goya, tofu, cerdo y huevos. No obstante, hay versiones con pescado o con otras verduras, y también se sirve como guarnición o frito como tempura. Este plato representa esta gastronomía de mezcla de influencias de la que hablábamos. Se le conoce como “soul food” o “comida con alma” por el valor nutritivo que posee.

Okinawa soba”, la soba es uno de los platos estrella de Okinawa, a diferencia de la soba de Japón continental los fideos se preparan con harina de trigo y tienen una forma un poco más plana. En el caldo el ingrediente principal es el cerdo y el “konbu” un alga comestible. Se suele servir con kamaboco, cebollino picado y tripa de cerdo.

No podemos olvidarnos del “awamori”, la bebida por excelencia de Okinawa. Este licor local, también conocido como ‘sake isleño’, está hecho con arroz como su vecino japonés, pero mediante un proceso de destilación y no de fermentación. Se suele servir mezclado con agua y hielo. También se usa para cocinar algunos platos como el “rafute”.

Escribiremos más “post” sobre gastronomía de Okinawa 😉

Okinawa es un auténtico paraíso tropical, allí descubrirás un Japón único y diferente, que seguro que te sorprenderá.

Esta ha sido una pequeña introducción a Okinawa, el paraíso secreto de Japón. Os seguiremos hablando mucho más sobre esta región de Japón, ya que es el pueblo natal de Ayaka y queremos que lo conozcáis de primera mano y mucho más en detalle.

¿Conocías ya Okinawa? ¿Qué es lo que más te ha sorprendido? ¿Te a parecido interesante?

¡Te esperamos en los comentarios!

¡Matane!

Pin It on Pinterest

Share This

Compartelo si te ha parecido interesante ;)